Portal De Tecnologia y Ciencias

Portal De Tecnologia y Ciencias

viernes, 18 de febrero de 2011

¿La Tierra dio un salto?


Según dicen los científicos, nuestro planeta podría haber dado una voltereta para mantener su equilibrio.Imaginen un desplazamiento en la Tierra, tan profundo que podría haber hecho que el planeta rotara sobre su costado después de unos pocos millones de años, realizando un salto tal que Alaska hubiera quedado en el ecuador. Un grupo de científicos de Princeton acaba de proporcionar la primera evidencia convincente de que este tipo de desplazamiento mayúsculo podría haber ocurrido en el pasado distante de nuestro mundo.

Al analizar la composición magnética de antiguos sedimentos descubiertos en el remoto archipiélago noruego de Svalbard, Adam Maloof (de la Universidad de Princeton) ha proporcionado créditos a una teoría que ya tiene 140 años de edad acerca de la forma en que la Tierra podría restaurar su propio equilibrio si alguna vez se desarrollara una distribución despareja de pesos en su interior o en su superficie.

La teoría, conocida como desplazamiento polar verdadero, postula que si un objeto con el peso suficiente (tal como un volcán súper-gigantesco) se formara lejos del ecuador, la fuerza de rotación del planeta alejaría gradualmente a ese objeto del eje alrededor del cual gira la Tierra.

Si los volcanes, tierras y otras masas que existen dentro de la giratoria Tierra se volvieran alguna vez lo suficientemente desbalanceados, el planeta se inclinaría y se giraría a sí mismo hasta que este peso extra se reubicara en un punto a lo largo del ecuador.

"Los sedimentos que hemos recuperado en Noruega ofrecen la primera evidencia fiable de que un evento de desplazamiento polar real ocurrió hace unos 800 millones de años", dijo Maloof, un profesor ayudante de geociencias. "Si podemos también encontrar en otras partes del mundo evidencia que lo corrobore, tendríamos entonces una idea muy clara de que nuestro planeta es capaz de soportar esta clase de cambios dramáticos".

El equipo de Maloof, que incluye a investigadores de la Universidad de Harvard, del Instituto de Tecnología de California y del Instituto de Tecnología de Massachusetts, así como de Princeton, publicó sus hallazgos en el Boletín del viernes 25 de agosto de 2006 de la Sociedad Geológica de América.

El desplazamiento polar es diferente de la idea más familiar de "deriva continental" , que es el minúsculo movimiento de centímetros de los continentes individuales en relación unos con otros sobre la superficie de la Tierra. El desplazamiento polar puede mover a todo el planeta sobre uno de sus lados a una velocidad de quizás varios metros por año, quizás de 10 a 100 veces más rápidamente que lo que se mueven los continentes a causa de la tectónica de placas.

Aunque en sí mismos los polos seguirían apuntando en la misma dirección con respecto al sistema solar, el proceso podría concebiblemente desplazar a continentes enteros desde los trópicos hasta el ártico y viceversa, dentro de un relativamente breve período geológico.

Mientras que la idea de que los continentes se mueven lentamente en relación a unos con otros es un concepto bien conocido, la menos familiar teoría del desplazamiento polar verdadero ha estado presente desde mediados del siglo XIX, varias décadas antes de que se hubiera siquiera propuesto la deriva continental.

Pero cuando se comprobó que los continentes se movían por la influencia de la tectónica de placas en la década de 1960, explicó tan bien a tantos procesos dinámicos que ocurrían en la superficie de la Tierra que el desplazamiento polar verdadero se transformó en un asunto bastante oscuro.

"Los científicos planetarios todavía hablan del desplazamiento polar en el caso de otros mundos, tales como Marte, donde la acumulación masiva de roca volcánica que llamamos Tharsis se ubica en el ecuador marciano", dijo Maloof. "Pero como la superficie terrestre está cambiando constantemente a medida que los continentes se mueven y que las placas de corteza oceánica se deslizan una sobre otra, resulta más difícil encontrar evidencia de las sacudidas de nuestro planeta que ocurrieron hace cientos de millones de años, tales como las que probablemente ocurrieron en Marte mientras éste se encontraba geológicamente activo".

Sin embargo, los sedimentos estudiados por el equipo en Svalbard desde 1999 hasta 2005 podrían proporcionar esa evidencia tan largamente buscada.

Es algo bien conocido que cuando las partículas rocosas se hunden en dirección al lecho oceánico para formar capas sedimentarias, unos diminutos gránulos magnéticos dentro de las partículas se alinean a sí mismos en la dirección de las líneas magnéticas de la Tierra.

Una vez que la roca se endurece, se convierte en un registro confiable de la dirección en que apuntaba el campo magnético terrestre en el momento de la formación de la roca. De ese modo, si una roca ha sido girada por un acontecimiento geológico dramático, su campo magnético mostrará una orientación aparentemente anómala que los geofísicos como los del equipo de Maloof intentarán explicar.

"Descubrimos precisamente esas anomalías en los sedimentos de Svalbard", dijo Maloof. "Realizamos todos los esfuerzos para encontrar otra explicación para ellas, tales como una rápida rotación de la placa individual de corteza sobre la cual se asientan las islas, pero ninguna de las alternativas se corresponde tanto como un acontecimiento de desplazamiento polar verdadero cuando se lo examina en el contexto de datos geoquímicos y de nivel del mar a partir de las mismas rocas".

Los hallazgos, dijo, podrían quizás explicar ciertos cambios extraños en la química oceánica que ocurrieron hace unos 800 millones de años. Otros cambios similares en el océano han ocurrido en tiempos antiguos, dijo Maloof, pero en esas otras oportunidades los científicos saben que la culpable fue una edad de hielo.

"Los científicos no han encontrado evidencia de una edad de hielo que haya ocurrido hace 800 millones de años, y el cambio en el océano de esa ocasión permanece como uno de los grandes misterios en la historia antigua de nuestro planeta", dijo. "Pero si todos los continentes fueron súbitamente trasladados y sus ríos comenzaron a transportar agua y nutrientes hacia los trópicos en lugar de hacerlo hacia el ártico, por ejemplo, podrían haberse producido los misteriosos cambios geoquímicos que la ciencia ha estado tratando de explicar".

Como el equipo obtuvo todos sus datos en las islas de Svalbard, Maloof dijo que su siguiente prioridad sería buscar evidencia que los corrobore dentro de sedimentos de una edad similar en otros lugares del planeta. Esto es difícil, dijo Maloof, porque la mayoría de las rocas de 800 millones de años de antigüedad hace mucho que ha desaparecido. Como las placas de la corteza terrestre se deslizan una debajo de la otra con el correr del tiempo, regresan la mayor parte de la historia geológica al interior profundo del planeta. Sin embargo, dijo Maloof, un sitio localizado por su equipo en Australia luce promisorio.

"No podremos estar seguros de estos hallazgos hasta que encontremos patrones similares en la química y el magnetismo de otras rocas en otros continentes" , dijo Maloof. "Rocas de la misma edad han sido preservadas en el interior de Australia, de modo que estaremos visitando el lugar a lo largo de los próximos dos años para buscar evidencia adicional. Si la encontramos, estaremos mucho más confiados sobre la validez de esta teoría".

Maloof dijo que el desplazamiento polar verdadero tuvo mayores probabilidades de ocurrir cuando las masas terrestres de nuestro planeta estuvieron unidas para formar un único súper-continente, algo que ha sucedido al menos dos veces en el pasado distante. Pero agregó que no debería preocuparnos la posibilidad de que nuestro mundo sufriera otra gran alteración de ese tipo en el futuro cercano.

"Si realmente ha ocurrido un evento de desplazamiento polar verdadero en la historia de nuestro planeta, probablemente ocurrió cuando los continentes formaron una masa única en un lado del planeta", dijo. "No esperamos que ocurra algo por el estilo en el futuro previsible. Hoy en día la superficie de la Tierra está bastante bien equilibrada" .

La investigación de Maloof fue patrocinada parcialmente por la Fundación Nacional de Ciencias.

Primer modelo a gran escala de predicción del tiempo espacial


(EUROPA PRESS) -

El primer modelo de predicción del tiempo espacial a gran escala y basado en la Física está listo para su puesta en marcha. Científicos estadounidenses de la National Science Foundation (NSF), el Centro para la Gestión Integrada de Clima Espacial de modelado (CISM) y el Servicio Nacional de Meteorología han presentado sus resultados en la reunión anual de la Sociedad Meteorológica Americana (AMS), celebrada en Seattle, Washington.
El modelo proporcionará pronósticos con una validez de un día a cuatro antes de que se produzcan corrientes de plasma solar de alta velocidad o eyecciones coronales dirigidas hacia la Tierra. Estas corrientes procedentes del Sol pueden alterar gravemente o daños en el espacio y los sistemas de comunicaciones basados en tierra, y plantean riesgos para la operación de satélites.
"Es muy emocionante para la investigación conseguir estas operaciones pioneras sobre el clima espacial", dice el científico Jeffrey Hughes de la Universidad de Boston, director del CISM. "La ciencia está teniendo un impacto real sobre el problema práctico de predecir cuando 'las tormentas solares' nos afectan aquí en la Tierra."
El desarrollo se produce en respuesta a la creciente necesidad fundamental para proteger la infraestructura mundial de comunicaciones y otras tecnologías sensibles a las perturbaciones graves del clima espacial.
La investigación ha desarollado y validado modelos numéricos de simulación basados en la física que describen el ambiente espacial entre el Sol y la Tierra. Los modelos tienen aplicaciones importantes en la comprensión del entorno espacial compleja, el desarrollo de las especificaciones del clima espacial y las previsiones, y el diseño de herramientas avanzadas para la enseñanza, dice Hughes.

Los diez mandamientos de las redes sociales



1 amaras tu facebook sobre todas las cosas .

2 no subestimaras el poder de la red social .

3 te conectaras aunque andes de fiesta.

4 honrraras a los programadores que las crearon.

5 no hakearas!!

6 no dejaras comentarios estupidos.



7 no agtegaras niñas pequeñas .....no seas pedofilo.

8 no te haras pasar por quien no eres.

9 no robaras las fotos sexys de tus amigas para masturbarte .

10 no codiciaras las amigas de tus amigos ni las agregaras para ver si te hasen caso.

lunes, 14 de febrero de 2011

Dinosaurios supervivientes


Fuente: Smithsonian photo, Victor E. Krantz.

El novedoso análisis de un hueso fósil de hadrosaurio indica que algunos dinosaurios podrían haber sobrevivido durante al menos 700.000 años a la gran extinción del Cretácico. De todas las cinco grandes extinciones masivas que se han dado en la Tierra, la última de ellas, la del Cretácico, es la que más ha excitado la imaginación de la gente y de los expertos. Probablemente esto se deba a que en esa extinción desaparecieron los dinosaurios. Aunque esta extinción se llevó por delante al superorden de los dinosaurios (de la clase saurópsidos) otras seres que fueron también protagonistas de la vida en la Tierra durante muchos millones de años (mucho más que los dinosaurios), como la subclase de los ammonites, también desaparecieron en esta extinción. Se cree que esta extinción se dio entre hace 65,5 y 66 millones de años. La teoría más aceptada sobre la causa de esta extinción dice que el impacto de un meteorito de gran tamaño, cerca de lo que hoy es la península de Yucatán (México), inyectó gran cantidad de polvo y ceniza en la atmósfera de tal modo que los cielos se oscurecieron, cambió el clima e impidió durante demasiado tiempo que la fotosíntesis se pudiera realizar. Sin los productores primarios las cadenas tróficas colapsaron rápidamente y esto se llevo a herbívoros y carnívoros.
Ahora unos investigadores de la Universidad de Alberta han determinado la edad de un hueso de dinosaurio encontrado en México y determinado que vivió mucho tiempo después de la fecha de dicha extinción masiva.Larry Heaman y su equipo sostiene que ese fémur de hadrosaurio tiene una edad de 64,8 millones de años, es decir, su poseedor vivió 700.000 años después de la extinción masiva.
Para esta datación este equipo de investigadores usó un método indirecto basado en isótopos de uranio y plomo. Con un láser consiguen desprender unas partículas del hueso que a posteriori se analizan para ver la abundancia relativa de estos isótopos. Esta técnica no sólo es capaz de determinar la edad del hueso, sino que además es capaz de distinguir el tipo de comida que ingería el animal.
Los huesos vivos contienen unos niveles bajos de uranio, pero durante el proceso de fosilización se va enriqueciendo en este elemento. Este proceso de enriquecimiento dura unos 1000 años. Después el uranio va decayendo espontáneamente en isótopos de plomo, pudiéndo así establecerse un reloj uranio-plomo. La proporción de plomo va aumentando y la de uranio disminuyendo según pasa el tiempo y las abundancias relativas nos dicen el tiempo transcurrido desde la fosilización del hueso.
Hasta ahora la edad de los huesos de dinosaurio se determinaba con una técnica distinta en la que la edad del hueso se calculaba de modo relativo en función de la edad de las distintas capas de sedimento en las que se encontraban los huesos. Sin embargo, obtener con precisión la edad de las rocas sedimentarias es muy difícil y como consecuencia no se puede terminar bien la edad de los huesos que contienen.
El problema que tiene el método tradicional es que en el transcurso de millones de años la actividad geológica y ambiental pueden haber causado erosión en las rocas e incluso los huesos pueden haber emigrado de sus emplazamientos originales.
Heaman sostienen que es posible que algunas áreas de vegetación sobrevivieran al evento KT y que no todos los dinosaurios desaparecieran en el momento. Quizás algunos huevos pudieron sobrevivir a los efectos del impacto y las malas condiciones posteriores. Esta posibilidad es algo que según los investigadores implicados habría que explorar.
El nuevo sistema de datación que usa la técnica de uranio-plomo se podría aplicar sobre más fósiles de la época y así determinar cómo fue la extinción de los dinosaurios.

No hay conexión entre agujeros negros y materia oscura


Galaxia Sombrero, una galaxias con bulbo, disco y halo. Fuente: HST.

Un estudio desmonta la teoría que decía que había una correlación entre la masa de los agujeros negros supermasivos de los centros galácticos y la materia oscura de los halos de esas mismas galaxias.

Se han encontrado agujeros negros supermasivos en el centro de casi todas las galaxias. Los más masivos se han encontrado en las galaxias más grandes. Además, éstas están supuestamente embebidas en los mayores halos de materia oscura. Esto ha llevado a especular que existe una relación directa entre materia oscura y agujeros negros.Ahora, unos científicos del Instituto Max planck, de la Universidad de Munich y de la Universidad de Texas han realizado un estudio extenso de galaxias para demostrar que la masa de esos agujeros negros no está relacionada directamente con la masa del halo de materia oscura, sino que más bien parece determinada por la formación de la galaxia. Las galaxias como la nuestra contienen cientos de miles de millones de estrellas, así como polvo y gas. Esta materia puede medirse directamente a lo largo de todo el espectro electromagnético. Sin embargo, hay otros componente que no emiten o absorben luz y que sólo pueden ser inferidos por su tirón gravitatorio.
Se cree que las galaxias están embebidas en halos de materia oscura, halos que se extienden más allá del borde visible de las galaxias y que dominan en la masa total del sistema. Este halo de materia oscura no puede ser observado directamente, sino que se infiere a través de su influencia sobre el movimiento de las estrellas, gas y polvo del disco galáctico que sí vemos. Todavía no sabemos en qué consiste esta materia oscura o si realmente existe.

La otra parte masiva de una galaxia típica que está constituida por el agujero negro supermasivo de su centro. Así por ejemplo, la Vía Láctea tiene uno que contiene tanta masa como 4 millones de soles. La masa de estos agujeros negros también hay que inferirla indirectamente a través del efecto sobre las estrellas cercanas que lo rodean.

En 2002 se especuló que existía una correlación entre agujeros negros supermasivos y la materia oscura del halo, sugiriéndose que alguna física desconocida de la materia oscura controlaba el crecimiento de los agujeros negros. Además se vio que la masa de los agujeros negros se correlacionaba con la masa de los bulbos galácticos. Como las galaxias grandes tienen grandes bulbos no estaba claro qué correlación era la responsable principal del crecimiento de los agujeros negros supermasivos.
Para poner a prueba todo esto John Kormendy y Ralf Bender llevaron a cabo unas observaciones espectrales de muchos discos galácticos, bulbos y pseudobulbos. Según sus conclusiones no hay correlación entre materia oscura y agujeros negros. Sin embargo, el tamaño de los agujeros negros sí estaba correlacionado con la formación del bulbo galáctico.En conclusión se puede decir que los agujeros negros supermasivos simplemente se sitúan en el centro de las galaxias y que la materia oscura no tiene nada que ver con ellos.
En palabras de Bender ya era difícil concebir que una distribución de baja densidad de materia oscura no bariónica pudiera influir sobre el crecimiento de un agujero negro de muy escaso volumen situado en el centro de la galaxia. Es más plausible que estos agujeros crezcan a partir del gas y polvo de su vecindad, añade Kormendy.
Aunque también nos podemos preguntar por qué la supuesta materia no influye en los agujeros negros, al fin y al cabo influye supuestamente sobre otras muchas cosas. Ya hay algunos que sugieren que la materia oscura es un invento innecesario y que la velocidad de rotación en función de la distancia de los discos galácticos se podría explicar mediante otros mecanismos (a través de modificaciones en la ley de gravedad, modificaciones en la masa inercial y gravitatoria, etc.). Según éstos la explicación más simple de la ausencia de influencia de la materia oscura sobre los agujeros negros es que simplemente tal materia no existe.
Independientemente de si estos últimos tienen razón o no, el resultado de Kormendy y Bender resta claramente protagonismo a la materia oscura, que últimamente parece estar hasta en la sopa.

Vacío no tan vacío


Unos estudios recientes nos recuerdan que el vacío no está vacío como a veces se puede llegar a pensar.

El vacío, al menos en Física, no es la nada. Incluso un vacío vaciado de espacio-tiempo no es la nada, al menos para algunas ideas conceptuales de gravedad cuántica. Desde hace más o menos un siglo los físicos han estado colocando cosas en el vacío, a veces de manera afortuna y otras veces no tanto, como en el caso del éter. La ya muy conocida por los lectores de NeoFronteras energía oscura no es más que otro ente que hemos añadido al vacío y todavía está por ver si al final realmente existe.
Pero la Mecánica Cuántica predice efectos del vacío que se han medido experimentalmente. Uno de ellos es el efecto Casimir, que dice que dos placas metálicas separadas a muy poca distancia en el vacío deben de experimentar una fuerza de atracción.
Este efecto se debe a que los modos de vibración de los fotones virtuales entre ellas están mucho más limitados que los modos de vibración de los fotones virtuales del exterior. Aquí “virtual” significa que mientras lo permita el principio de incertidumbre de Heisenberg pueden aparecer por un instante un par de partícula-antipartícula que luego desaparecen. El efecto Casimir se logró medir hace años y no hace falta decir que es muy débil. Sin embargo, este concepto es un viejo conocido de los antiguos marineros, cuando se dieron cuenta que si se colocaban dos veleros en paralelo muy juntos el oleaje hacía que al final chocaran entre sí. Hace tiempo se logró medir el efecto Casimir en el laboratorio.
Desde hace unos años se trabaja por conseguir el efecto Casimir repulsivo y para lograr esta meta se han propuesto diversas soluciones. La idea es lograr una repulsión entre dos objetos que haga que uno levite sobre el otro gracias a estas fluctuaciones del vacío. Una de las soluciones que se propusieron en su día fue el uso de metamateriales que se insertarían en el espacio entre los dos objetos. Recordemos que los metamateriales son objetos nanoestructurados que tienen un índice de refracción negativo. No existen en la naturaleza y hay que fabricarlos artificialmente. Son los que están permitiendo, por ejemplo, crear las “capas de invisibilidad”.

Hace poco Stanislav Maslovski y Mário Silveirinha de la Universidad de Coimbra (Portugal) propusieron conseguir el efecto Casimir inverso sin necesidad de introducir ningún metamaterial. En lugar de ello habría un substrato sobre el que levitaría una placa metálica perforada. Pero la superficie de ese substrato estaría cubierta de bastoncitos de 40 nanometros de ancho de plata al modo de las velas sobre una tarta. Los agujeros de la placa estarían geométricamente dispuestos del mismo modo que los bastones. Con esta configuración la placa sería repelida por el substrato debido a las fluctuaciones del vacío.
Pero el efecto Casimir convencional se debe a las fluctuaciones de punto cero, justo al cero absoluto, pero el campo electromagnético experimenta un aumento de las fluctuaciones térmicas a más altas temperaturas. En 1955 Evgeny Lifshitz predijo que estas fluctuaciones térmicas debían de tener un efecto similar sobre la presión de radiación dando lugar a una fuerza de Casimir térmica.Ahora Alexander Sushkov y sus colaboradores de la Universidad de Yale han conseguido medir el efecto Casimir térmico por primera vez. Para ello en lugar de usar dos placas paralelas han usado una esfera y una placa recubiertas de oro. La elección se debe a que es mucho más fácil alinear una esfera y una placa que dos placas paralelas perfectamente alineadas. La placa estaba montada sobre un péndulo de torsión para así medir la fuerza hacia la esfera.

Una vez corregidos los efectos residuales de las fuerzas electrostáticas, estos investigadores encontraron que la fuerza de Casimir de punto cero dominaba a distancias menores de 3 micras, como era de esperar, pero en lugar de decaer con el cubo del inverso de la distancia decaía mucho más lentamente, concretamente con el cuadrado de la distancia. Este resultado concuerda con la existencia de una fuerza de Casimir térmica.

Ahora estos investigadores están repitiendo este experimento para otros materiales incluyendo semiconductores. Pero el vacío tiene, al parece, otros efectos igualmente interesantes que se podrían comprobar experimentalmente. Uno esperaría que una esfera en rotación en el vacío nunca dejaría de hacerlo debido a la ausencia de rozamiento o fricción, pero según Alejandro Manjavacas y F. Javier García de Abajo, del Consejo Superior de Investigaciones Científica (España), la esfera terminaría deteniéndose debido a los efectos del vacío cuántico . Lo más interesante es que el efecto podría darse en los granos interestelares y que también podría ser detectable en el laboratorio.Los fotones virtuales del vacío interaccionarían con el cuerpo en rotación de distinta manera dependiendo del sentido de giro y como resultado de esta interacción la velocidad de rotación disminuiría gradualmente. La energía perdida sería emitida como fotones reales que podrían ser detectables.

La intensidad del efecto depende del tamaño del objeto y su naturaleza. Materiales metálicos como el oro, que evitan la absorción de fotones, experimentarían un efecto nulo o casi nulo. Cuerpos en rotación masivos y grandes (con gran momento angular) tampoco experimentaría el efecto de manera apreciable. La temperatura también tendría su efecto y mayor temperatura mayor sería la fricción con el vacío.
Las partículas pequeñas y baja densidad, como los granos interestelares, sí notaría el efecto de manera rápida. A temperatura ambiente un típico grano interestelar de grafito de 100 nanometros necesitaría unos 10 años para pararse por fricción con el vacío, que serían sólo 90 días a 700 grados centígrados, pero necesitaría 2,7 millones de años en el frío espacio interestelar.Aunque los requerimientos para realizar un experimento de laboratorio que mida este efecto son muy altos es de esperar que un experimento de este tipo se pueda realizar en un futuro.
Y es que el vacío no es la nada y tiene su influencia sobre el mundo material. Seguro que nos depara más sorpresas en el futuro.

El Cielo

El Cielo

canales televisivos de Puerto Rico por internet

Explosion de Una Supernova

Nerd Test

Bienvenidos aquellos que no se conformen en ver en tres dimensiones

Saludos mis amigos(as) ; Colegas y estudiantes

Aqui estara una herramienta para todos donde podremos compartir nuestras ideas opiniones e informacion de una manera honesta y clara para que todos aquellos que acesen este blog puedan utilizarlo para crecimiento y conocimiento.

Las fuentes de informacion de este blog provienen de diferentes areas dentro de la red excepto algunos que son estudios de mi autoria

Videos para aprender

una nueva conciencia

una nueva conciencia

No estamos solos

Loading...

el maestro

el maestro
LINUX